Menú

Opel Adam S 1.4 Turbo: Prueba a fondo

Opel Adam S 1.4 Turbo: Prueba a fondoPuntuación 85%Puntuación 85%

Nuestro Opel Adam S 1.4 Turbo:

En el momento de realizar esta prueba, hemos podido conducir nuestro Opel Adam S 1.4 Turbo durante 4 meses. Se trata de una unidad con decoración claramente “Racing”, con un negro metalizado muy brillante y techo rojo. El motor entrega 150cv de potencia, compartiendo bloque con el resto de la familia Opel 1.4 Turbo, como el Opel Astra 1.4t. Opel declara en la ficha técnica un peso de 1050kg, lo cual deja una interesantísima relación peso-potencia para un vehículo cuyos competidores más directos son los pequeños GTI de Volskwagen, los Fiat 500 Abarth o el Suzuki Swift Turbo. En este artículo analizaremos sus puntos fuertes y débiles tras varios miles de kilómetros al volante.

Motor:

El motor se desenvuelve bien a cualquier régimen. Es algo perezoso a menos de 2000 rpm, pero gracias a los desarrollos cortos se desenvuelve bastante bien en aceleraciones y recuperaciones. Podríamos decir que la sensación de motor perezoso es porque existe una importante diferencia en la entrega de potencia una vez que el turbo, a partir de 2000, sopla. Notaremos un empuje considerable incluso a 1/4 del gas pisado, sobretodo en primera, segunda y tercera.

En general es un motor agradable de usar. El sonido es normal, no destaca en este sentido, aunque el escape emite un ruido bastante grave sobretodo a medio régimen, o cuando el motor recibe algunos pequeños golpes de gas, como cuando estás aparcando.

Carrocería:

Este es un apartado curioso, ya que nos ha sorprendido el trabajo de pintura del coche alemán. La pintura es perfecta, podríamos decir que parece de las de antes, donde se ve claramente que la capa de cobertura es consistente, sin las típicas aguas que tienen los Dacia o, curiosamente, algunos vehículos del grupo Volskwagen. Un diez para Opel por este gran trabajo en un vehículo sin aspiraciones premium.

Habitáculo:

Quizá sea lo mejor del coche. Empezando por unos asientos Recaro con un diseño soberbio que, ademas de ser de piel, son unos asientos increíblemente cómodos. El interior está muy bien rematado en general. El cuadro de instrumentos es muy completo. En el cuenta revoluciones hay varias fases antes del ralentí. Parado, Start Stop y ralentí. El tacto de la palanca del cambio es exquisito. El cambio es suave, y el modelo ha recibido algunas críticas por un recorrido demasiado largo en el cambio, pero a nosotros, sinceramente, nos parece muy acertado para una conducción deportiva.

Consta con un equipo multimedia clásico y algo básico, con posibilidad de reproducir audio a través de A2DP (bluetooth) y USB, sin Android Auto o Apple Car.  Los asientos traseros, pese a no ser Recaro, son también de piel, y de una estética acorde a los delanteros. La parte trasera del habitáculo no es su fuerte, la zona es estrecha y claramente el coche no esta concebido para largos viajes con 4 pasajeros a bordo, si no para puntualmente llevar pasajeros en la parte trasera del vehículo.

Una vez al valante en nuestra opinión, la posición de conducción es mejor que la del Abarth, en el cual te sientes en demasiada altura, aunque eso sí, no vas tan estirado como en otros coches. Las esferas del velocímetro y el cuentarrevoluciones llevan un contorno cromado metálico y el el salpicadero cuenta con algunos detalles exclusivos como la S de Adam S pintada. Los paneles de las puertas son de piel con costuras rojas y el tapizado del salpicadero los plásticos son en su mayoría blandos y se sientes de buena calidad. La guantera es bastante grande teniendo en cuenta el tamaño del coche y quizá, por comentar algo negativo la luz de cortesía es insuficiente.

Suspensiones:

Lo que se espera de un vehículo de estas características: Bastante duras. Sin embargo, confortables. El coche transmite las irregularidades de la carretera con precisión, sin apenas rebote. Curiosamente, es prácticamente imposible balancear la carrocería a mano.

Frenos:

El tacto es ideal. El freno actúa de manera progresiva, pero a la vez aportando mucha sensibilidad. Presión suave se traducirá en frenadas suaves, y al contrario. No nos encontraremos con que un toque ligero de pedal hace reducir bruscamente la velocidad del coche si no lo buscamos. Los frenos han sido directamente heredados del Opel Corsa OPC, de esencia muy deportiva y con mucho aguante.

Dirección:

Es precisa y rápida. Ésto básicamente es debido a la corta batalla del vehículo, pero aun así, el radio de giro es pequeño. Necesitarás maniobrar repetidamente en aparcamientos y lugares estrechos.

Aptitudes dinámicas en conducción deportiva:

El paso por curva es excelente, va sobre raíles, como si fuese un Scalextric, pero si se va, no es tan previsible. Esto es debido a la dureza de la suspensión, y al menor perfil del neumático. El eje trasero es un poco traicionero (o juguetón). Se trata de un eje torsional suspendido por muelles helicoidales y amortiguadores Eibach, así que siendo eje torsional, no se puede esperar otra cosa que no sean reacciones bruscas en situaciones límite. En seco se podría decir que es bastante sobrevirador, o por lo menos tiene la tendencia a serlo, siempre en condiciones de conducción deportiva.

La cosa cambia circulando sobre mojado mojado, que, o bien se te puede ir e atrás según como sea el peralte y la pendiente de la carretera (también dependiendo como trates el gas y si llevas una marcha corta o larga). Pero en general es mas subvirador que sobrevirador cuando el pavimento está mojado.

En bajadas pronunciadas (17% o mas), al frenar notas como una tendencia a que el la parte trasera va a levantarse, pero, evidentemente, no lo hace. Deducimos que se trata de un efecto de una batalla muy corta, y aporta una extraña sensación en frenadas fuertes.

Hay vídeos donde se critica que a alta velocidad por autopista hay que hacer constantes correcciones de volante, típicas de coches pequeños pensados para carreteras con curvas cerradas (como por ejemplo un Simca 1000 Abarth, al cual le pasaba esto mismo que comentan), pero no hemos notado nada al respecto, mas bien lo contrario. La dirección del volante es dura de verdad para la tendencia actual y se siente muy precisa. Eso sí, como hemos comentado tiene poco radio de giro. En nuestro parking al tener que girar para bajar la rampa que va hacia el piso inferior, pasa justo sin tener que hacer maniobra, situación que nunca se da en otros vehículos.

En curvas con ondulaciones en el asfalto y juntas de dilatación, la situación es un tanto delicada. Las suspensiones duras no ayudan a que el neumático esté en contacto constante. Sobrevira y subvira a la vez, y aunque la sensación es de que el coche se mantiene bien adherido al asfalto, para el conductor cuesta sentir esa seguridad, o requiere un periodo de adaptación largo.

Rendimiento:

El coche tiene un buen rendimiento general Se agradecen los desarrollos cortos de la transmisión. Éste siempre está dispuesto a empujar. Eso es debido a que por ejemplo en sexta tenemos un desarrollo de 37,9 km/h cada 1000 rpm. O lo que es lo mismo, ir a 3100 rpm en sexta a 120 km/h. Pero, aunque responda bien incluso en sexta, si necesitas aceleración a por ejemplo 100 km/h, puedes bajar hasta 3ª si quieres.

No es un coche puramente prestacional pero es curioso la facilidad con la que alcanzas 140 km/h. Situaciones como, sin llegar ni de lejos al corte, sino cambiando a un régimen moderado, acelerar en un carril de aceleración, donde por el carril central los coches van mas rápidos, hará que en pocos metros los igualas o incluso los sobrepases con mucha facilidad. Tiene un 30-130 explosivo subiendo un poco el régimen del cambio.

 

Maletero:

Es pequeño, pero aprovechable. La bandeja del maletero es tan pequeña que ni siquiera tiene los típicos cordones que todos conocemos. Es facil dejar, por ejemplo, una chaqueta en los asientos traseros desde el exterior del vehículo por el porton trasero. Los asientos se pueden abatir también desde el maletero usando cintas laterales.

Equipamiento:

Este es un vehículo cuya finalidad es la de aportar una esencia deportiva a su conductor, por lo que el equipamiento de serie, y el opcional, es el adecuado sin mas, aunque con algunas “licencias” premium, tales como el volante y asientos calefactables. Los retrovisores exteriores son fijos, no plegables automáticamente.

 

 

Valoración final

85%

Resumen No se trata de un coche para viajar, ni espacioso, ni tan siquiera especialmente cómodo, pero es un coche para los verdaderos amantes de la conducción deportiva, que te aportará unas sensaciones que difícilmente encontrarás en los vehículos actuales. Un capricho para el día a día o para el conductor ocasional. Muy recomendable.

Experiencia global
90%
Relación peso potencia
90%
Comportamiento
90%
Maniobrabilidad
70%
Acabados
85%
Equipamiento
75%
Sensaciones
95%

Sobre el autor

Joan

Apasionado por el automovilismo, los vehículos clásicos y las maquetas de gran precisión, nuestro colaborador Joan nos trae pruebas dinámicas de los vehículos mas prestacionales. Conoce la interesante colección de maquetas de nuestro colaborador en: https://elgarajedejoan.blogspot.com/

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets recientes